Organización: Una de las claves del liderazgo.

No cabe duda que una persona organizada cumple a tiempo sus tareas, llega puntual siempre a sus citas y sobre todo tiene tiempo para cada una de sus actividades. Organizar tus cosas y tener todo en su lugar te permite aprovechar el tiempo al máximo evitando que, por cosas insignificantes  que no encuentras o no recuerdas en donde las colocaste, desperdicies minutos valiosos y llegues tarde a tus compromisos. Pero no se trata solamente de tu hogar, en tu trabajo es muy importante que estés organizado, que tengas cada cosa en su lugar y de manera ordenada, sobre todo si en tu oficina tienes que atender a tus clientes. Las personas crean imágenes y asocian lo que ven con quien los atiende.

Cuando estás atendiendo a una persona y no encuentras tu lapicero, te paseas por toda la oficina para encontrar algo que necesitas, los clientes perciben inmediatamente que eres una persona desorganizada y comienzan a crearse en la cabeza la imagen de que posiblemente no seas muy cumplido. Pero si todo lo tienes a la mano, de manera ordenada, los clientes percibirán que eres una persona cumplida y de fiar.

Organizarte tanto en las cosas físicas cómo en el tiempo que empleas es básico para ser un líder exitoso. Saber organizar y planificar tu tiempo es la clave para tu éxito personal y profesional. Toma en cuenta los siguientes consejos para administrar de manera efectiva el tiempo:

  1. Toma papel y lápiz, haz un horario detallado de las actividades que comúnmente haces desde que te levantas hasta que te acuestas. Analiza cada una de las tareas que realizas a diario y haz notas al margen de cuáles cumples y en cuáles tienes atrasos, seguidamente de eso comprueba si los atrasos son debido a la hora en que te levantaste, la ruta que seguiste para llegar a tu destino, si viste televisión o perdiste el tiempo en algo innecesario, etc. En otra hoja haz una planificación de tu día colocando únicamente las cosas importantes. Por ejemplo si al hacer tu análisis te das cuenta que siempre llegas tarde por el tráfico, en tu planificación coloca que debes  levantarte media hora más temprano para salir antes. Esto puede ser una solución sencilla para tu puntualidad.
  2. Adquiere el hábito de agendar tus actividades. Utiliza una agenda para poder organizar tu tiempo y darle el tiempo debido a cada tarea. No trates de hacer dos o tres cosas a la vez, porque terminarás haciendo cada una de ellas a medias. Dedícale el tiempo prudente a cada actividad. Es necesario que revises tu agenda a cada instante porque algunas cosas las podemos pasar por alto debido a nuestras ocupaciones o podemos comprometernos sin tener el tiempo disponible para ello.  Agendar tus actividades te permite tener presente lo que tienes que hacer para planificar cada actividad con el tiempo suficiente y evitar que resultes haciendo todo a última hora.

No cabe duda que mientras mejor organizado estés, el tiempo que le dediques tanto a tus actividades personales, trabajo, familia, entre otras, será de calidad.

Anuncios

Todo sueño comienza a hacerse realidad cuando crees en él.

Una de las frases que más me ha impactado y por eso comienzo este blog haciendo un análisis de la misma, fue una cuya autoría es de un famoso conferencista llamado Miguel Ángel Cornejo, él dice que “la creatividad es un acto de fe;  que para Crear hay que Creer”.  Analizando estas palabras, pero sobre todo la última parte, me puse a pensar que efectivamente para poder lograr algo hay que comenzar con tener un sueño, pero el sueño sin acción no es más que fantasía. Entonces cuando nosotros tenemos un sueño y creemos en él comenzamos a crear. Comenzamos a crear nuevos hábitos, comenzamos a crear nuevas formas de pensar, comenzamos a crear todo un mundo dentro y fuera de nosotros que nos va a permitir alcanzar esos sueños, pero los sueños para poderlos alcanzar los vamos a convertir en una meta.

Para poder convertir un sueño en una meta es necesario que busquemos un objetivo, una razón para alcanzar esa meta.  Interioriza en ti mismo y hazte estas preguntas ¿cuál es mi anhelo en la vida? ¿qué es lo que quiero hacer o tener? ¿por quién o por qué cosa me esforzaría o haría cosas impensables?

Cuando tenemos una razón o un objetivo en la vida, las metas que nos tracemos las iremos alcanzando una a una por la simple convicción de que lo que estamos haciendo es para que alguien más y sobre todo nosotros mismos estemos bien y con bien me refiero a tener un estilo de vida cómodo, consentir a la persona o personas que amamos, viajar, comprar las cosas que queramos sin miedo a endeudarnos, tener la capacidad de ayudar a los demás, en fin son muchas las razones por las que puedes trazarte metas, pero es necesario que para que todo esto suceda, debes creer y estar convencido de ti mismo, de tus capacidades y habilidades, para poder comenzar a crear ese sueño.

Es importante que sepas que es necesario, cuando comienzas a trabajar en tu sueño, las metas que traces sean realistas y alcanzables a corto y mediano plazo, de esta forma podrás ir evaluando tu progreso personal y empresarial. Las metas a largo plazo es necesario que las tengas también presentes, pero éstas las alcanzarás a medida que vayas avanzando y logrando las más inmediatas.

Un ejemplo de metas a corto plazo sería el siguiente: imagina que decides comenzar hoy a montar bicicleta, pero tienes años de no hacer deporte, obviamente no vas a tener la resistencia para recorrer muchos kilómetros. Comienza poniéndote metas cortas, después de un mes de rutina diaria tienes que lograr recorrer 10 kilómetros, a determinada velocidad, por ejemplo. Al segundo mes tu meta serán 20 km y así sucesivamente. Pero tu meta a mediano plazo podría ser que al cabo de un año, ya teniendo la resistencia y las habilidades deseadas, puedas inscribirte en una competencia y entrar entre los primeros lugares. Tu meta a largo plazo podría ser ir a competir a otro país, pero eso lo vas a realizar conforme vayas avanzando en tus logros a corto y mediano plazo.

Las metas a corto y mediano plazo nos permiten hacer un análisis del avance que tenemos y encontrar errores que pueden enmendarse a tiempo para evitar complicaciones futuras. Al mismo tiempo conforme vas logrando meta por meta, la satisfacción, la estima personal y la sensación de logro se van apoderando de ti y eso te impulsa a hacer más, a descubrir de lo que eres capaz, a lograr más, a seguir avanzando a pesar de las dificultades, que siempre hay y no las podemos evitar, pero si estás motivado no importa que pueda interponerse en tu camino, siempre seguirás adelante.

Lo importante es que creas en ti, para crear tu futuro. Miles, millones de personas pueden creer en ti, pero para que tú comiences a hacer cosas extraordinarias, tú mismo debes creértela, creer que eres capaz de hacer lo que hoy estás soñando y deseando.

La Marca Personal

La marca personal es la huella que dejas en la mente de las personas, sobre todo en aquellas personas que influirán en tu futuro económico.

Crear una marca personal es fundamental para tu crecimiento profesional, sobre todo porque es necesario hacerte notar, dar a conocer tu ventaja diferencial, que será ese por qué o la razón por la cuál las personas quieran estar contigo y seas el profesional con quien vale la pena trabajar.